COMO CUIDO MI TATUAJE

Piensa en tu tatuaje como un lienzo fresco, recién pintado y colgado en la pared para exhibirse. Una obra de arte que has instalado en tu cuerpo para siempre. 

Ahora piensa en todas las situaciones a las que va a estar expuesta esa obra: el paso del tiempo, los diferentes climas, mucho sol, mucho frío, mucha humedad, que se reseque, que pierda el color, que alguien quiera tocarla. O que te caiga la maldición conocida por quienes ya llevan buena cantidad de tinta: que de todas las zonas posibles de tu cuerpo, el tatuaje sea el inesperado epicentro de cualquier golpe o roce accidental. Pasa 9 de 10 veces. 

Por eso, el cuidado es permanente, si es que quieres que tu tatuaje se luzca nuevo y nítido como el primer día. Sino, terminará parecido a estos. Si sigues estos consejos, es muy probable que se mantenga bravazo por siempre. 

Limpio, humectado y curado 

Ya pasaron aquellos primeros días de extremo cuidado y limpieza. La cicatrización está en su última etapa (chau costras) y los colores se ven radiantes. Ya puedes tomarte una chelita, ir al gimnasio a sudar o comer tu cebichito con harto ají. Y ahora, ¿qué? Full frescura. 

Ese tattoo necesita estar ventilado, sin ropa ajustada, sin elásticos y en caso que lo tengas en una zona que tienes que cubrir porque sino te multan, procura usar telas que permitan que se ventile. Y lo más básico e importante: manténlo hidratado. 

No culpes a la playa 

La mejor época para tatuarte es cualquiera de los nueve meses que no sea verano. Pero apostamos que en verano te darán más ganas de tener un tatuaje, porque todos andamos calatos con menos ropa y el que menos quiere mostrar los resultados de aquellos quince días en el gimnasio. Lamentablemente, el calor y la playa no son lo más conveniente para los tatuajes. 

Nadar en la piscina o en el mar no ayudará a que tu tatuaje cicatrice correctamente. ¿Por qué? En resumen: por deshidratación, bacterias, sudor y algunas sustancias químicas de las piscinas. ¿Y el sol? Si no te aplicas bloqueador constantemente, corres el riesgo de perder la intensidad del color de la tinta. Así te encuentres en la orilla, el riesgo de infección es sumamente alto. 

Si después de todo esto igual te zurras y  te tatúas en verano o quieres ir a la playa, te recomendamos que: evites las horas de mayor exposición solar, que mantengas el tatuaje protegido, con bloqueador y que luego de nadar lo mantengas limpio e hidratado. 

¿Y el resto del año? Como diría Cardi B, mantenerlo WAP 

Así como es importante que tomes dos litros de agua al día para que tu cuerpo funcione de manera óptima (algún día recordarás estas sabias palabras), necesitas hidratar el tatuaje para revitalizar la piel y realzar el color, con productos que sean específicamente creados para su cuidado, como los de la línea Black Tiger. Es la mejor manera de no gastar dinero en retoques y de tener un tatuaje para siempre. La vida es muy corta para tener tatuajes feos. 

¿Qué tal estos datos? ¿Tienes algún otro para compartir? Si quieres ideas de en qué parte del cuerpo puedes tatuarte o chequear algunos estilos para inspirarte, solo tienes suscribirte al blog, ¡y listo! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?